Amigos de Pesca

Foro cubano para hablar de pesca deportiva y otros temas.
 
ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  

Comparte | 
 

 Influencia meteorologica en la pesca de la trucha!!

Ir abajo 
AutorMensaje
Yordankisss
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 106
Edad : 32
Localización : Habana, Cuba.
Fecha de inscripción : 08/05/2008

MensajeTema: Influencia meteorologica en la pesca de la trucha!!   Mar Feb 17, 2009 1:15 pm

INFLUENCIAS METEOROLOGICAS

Es sobradamente conocido por todos los pescadores, que los fenómenos meteorológicos influyen poderosamente en la pesca. El Sol, el viento, las nubes, la lluvia y la tormenta, los cambios de tiempo, el frío y el calor, etc., son factores que, a su modo, inciden en la pesca. Sin querer hacer unas afirmaciones rotundas y absolutas, que en nada se pueden hacer y menos en esto, veremos como todos estos factores se conjugan para hacer buena o mala una jornada de pesca, según el día, la época o su intensidad.



EL SOL

Los días radiantes de sol son, por lo general, malos para la pesca. Son días luminosos en los que la trucha ve con más facilidad el sedal, la caña y cualquier engaño, que en los días nublados. Además, el pescador ha de tener mucho cuidado de que su sombra no se proyecte sobre el río, pues sería suficiente para ahuyentar a la trucha.

Sin embargo, cuando la primavera se retrasa o es fría, el sol puede ser muy bueno para la pesca, pues la trucha busca entonces, los rincones soleados. Es también en primavera cuando el sol favorece la metamorfosis de las larvas acuáticas, lo que hace reaccionar a la trucha ante la salida de los mosquitos.

No hay que olvidar tampoco que hay algunos cebos naturales para cuyo empleo es mejor que haga sol. Entre los las importantes o adecuados, podemos citar el marabayo o gusano de canutillo y el saltamontes o saltón. El marabayo prefiere el sol, a no ser que sea ya muy intenso a finales de la primavera o en el verano. Para el saltón cuanto más caliente el sol mejor. Con relación a los señuelos artificiales, el sol es muy bueno para la cucharilla.




EL VIENTO

El viento, si no es fuerte, resulta generalmente favorable; pero si sopla con fuerza, es siempre perjudicial, porque impide o retrasa la salida de los mosquitos. Además, con viento fuerte resulta difícil lanzar, no se puede conseguir precisión en el lance, se traba el cebo o el señuelo en los arbustos, con la consiguiente pérdida de aparejos y tiempo. Cuando se pesca a pluma, en tales condiciones, la cola de rata y la línea forman una curva muy pronunciada sobre el agua, lo que amortigua el cachete e impide trabar las truchas a tiempo, en el caso de que lleguen a picar.

La mayoría de las veces, una ligera brisa resulta muy favorable para la pesca. En los sitios donde las orillas están cubiertas de arbustos, el viento sacude el follaje y hace caer al río a numerosos insectos de todas clases, que la trucha devora, entonces, con verdadera fruición. Además, en verano, una ligera brisa riza la superficie del agua de las tabladas, molesta poco al pescador (a no ser que practique la modalidad de "látigo o tralla") y en cambio disimula mejor el sedal y dificulta la visibilidad de la trucha con relación al pescador que está en la orilla.

Cuando en primavera las montañas están aún cubiertas de nieve, suele ocurrir que el viento suave del sur haga que aquélla se funda masivamente, lo que hace que los ríos bajen con aguas altas, muy frías y poco oxigenadas. En estas aguas de deshielo la trucha no muestra actividad alguna y permanece en el fondo, pegada al lecho del río, como si estuviese aletargada; no siente necesidad de comer y es muy difícil conseguir que se interese por cualquier cebo.




LAS NUBES

En general, se puede decir que los días nublados son muy buenos para la pesca, salvo que sean muy fríos. En primavera ya avanzada y en verano, los días nublados y templados suelen ser muy favorables para la trucha; resultan extraordinarios para pescar a la pluma, a no ser que las aguas bajen crecidas y turbias.



LA LLUVIA Y LA TORMENTA

Si llueve con fuerza durante largo rato, es mejor abandonar el río, por muy buen impermeable que se lleve, pues será muy difícil poder pescar. Si la lluvia es ligera e intermitente, sin que haga frío, se puede estar pescando durante todo el tiempo; seguramente proporcionará una buena jornada de pesca, pues la trucha, generalmente permanece cebándose durante todo el día.

La tormenta suele ser de efectos negativos para la pesca, sobre todo mientras se está fraguando, tiempo en el que la trucha se muestra inactiva. Este período de inactividad suele coincidir con esos momentos en que el sol calienta con toda su fuerza y de una manera especial, cuando vulgarmente se dice que el sol "pica". Al aparecer los primeros nubarrones e ir cubriendo rápidamente el cielo, si no vienen acompañados de aparato eléctrico, la trucha suele entrar en franca actividad, cebándose a veces de una manera ciega; pero tan pronto suenan unos truenos seguidos, generalmente se retira, dejando de picar. Si no truena y comienza a llover, es fácil que en los primeros momentos la trucha pique bien; después deja de hacerlo, sobre todo si la lluvia se intensifica. Pasada la tormenta, si el río no se ha enturbiado, la hora que sigue suele ser casi siempre excepcionalmente buena; si las aguas se han enturbiado mucho, es mejor dejar de pescar, no conseguiríamos nada.

En primavera los temporales suelen ser de nieve en la montaña, si el tiempo es todavía frío. Entonces la temperatura desciende y se mantiene baja durante unos días; en estas condiciones resulta inútil intentar pescar, no se haría nada.




EL CAMBIO DE TIEMPO

Cuando se acerca una borrasca y va a producirse un temporal de lluvias, esta variación del tiempo la percibe la trucha con un día o más de antelación y, también, con una exactitud sorprendente. Esto se confirma constantemente y no es necesario insistir aquí, porque cualquier pescador, aunque sea aprendiz, lo ha podido comprobar por sí mismo.

Estos días de cambio suelen venir acompañados, al menos en primavera, por un acentuado descenso de la temperatura y al mismo tiempo por la caída del barómetro. Podemos decir, por tanto, que en general, cuando el barómetro baja se suelen dar mal las pescas, y cuando sube, sobre todo en primavera, suele ser augurio de un buen día de pesca. Las vísperas del cambio, y aún los mismos días en que esto se produce, la trucha no suele picar, y si entra al cebo lo hace en una hora cualquiera y desde luego imprevista; quizás en el momento en que menos esperábamos y por muy poco tiempo, aunque sí suele hacerlo con mucha intensidad. Esta imprecisión sobre los momentos de cebarse en tales días, hace que el pescador se desoriente y desanime, y después de un prolongado esfuerzo termine por abandonar el río sin haber logrado nada; mientras que puede haber otro, que sólo salió a pescar un rato, que llene la cesta en muy poco tiempo, porque tuvo la suerte de que su salida coincidiese con ese momento en que las truchas, por poco rato, se decidieron a picar.

Se puede afirmar, como regla general, que todos los extremos resultan nefastos para la pesca: Mucho frío o mucho calor; mucho caudal o muy poco; como también mucho viento, serán siempre factores negativos a tener en cuenta.

_________________

Suerte y buena pesca.
Saludos desde Cuba.
yordankisss@gmail.com
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://amigosdepesca.foroes.org
 
Influencia meteorologica en la pesca de la trucha!!
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Equipo básico para la pesca de truchas
» cucharillas para trucha
» Pesca de Truchas Rio El Durazno
» bogas ¿?¿?¿?¿?¿?¿
» REPORTE RÍO EPUYÉN (El Hoyo - Chubut)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Amigos de Pesca :: Especies de agua dulce :: Trucha-
Cambiar a: