Amigos de Pesca

Foro cubano para hablar de pesca deportiva y otros temas.
 
ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  

Comparte | 
 

 La seguridad del pescador!!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Yordankisss
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 106
Edad : 31
Localización : Habana, Cuba.
Fecha de inscripción : 08/05/2008

MensajeTema: La seguridad del pescador!!   Mar Feb 17, 2009 1:02 pm

LA SEGURIDAD DEL PESCADOR
Aunque parezca extraño, aunque no suceda muy a menudo y aunque siempre pensemos que no nos va a tocar a nosotros, lo cierto es que en el desarrollo de la pesca se producen accidentes y que ningún pescador está exento de tener algún problema.
El entorno en el que se desarrolla y el equipo necesario para la práctica de esta actividad (que consta de ciertos elementos que resultan de por sí peligrosos); pueden hacer que, sin llegar a situaciones extremas, veamos cómo se complica innecesariamente lo que en principio iba a ser una apacible jornada de pesca.

Resulta por tanto necesario tener en cuenta unas medidas Básicas de Seguridad, sumamente sencillas, pero que pueden ahorrarnos más de un disgusto.
Es por tanto necesario tratar el tema de la Seguridad, una cuestión que para muchos pescadores pasa desapercibida.


VADEAR, MÁXIMA PRECAUCIÓN
LOS ANZUELOS, UN PELIGRO CONSTANTE
EL CUCHILLO
LA ELECTRICIDAD
LAS TORMENTAS
LA METEOROLOGÍA
CUIDADO CON ALGUNOS PECES
PESCAR EN COMPAÑÍA



VADEAR, MÁXIMA PRECAUCIÓN
Para introducirnos por el medio de cualquier río con un vadeador precisamos tener no sólo unas buenas piernas y unas condiciones físicas envidiables, sino también y mucho más importante, mucha inteligencia.
Aunque la experiencia es un grado, muchas veces es también la culpable de que el pescador se tome unas innecesarias confianzas con el río, que sólo pueden conllevar algún susto.
Por eso, ya sea usted un pescador experimentado o alguien que está viviendo sus primeros días de pesca, resulta necesario que conozca la existencia de una serie de precauciones básicas que deberá tener siempre en cuenta a la hora de meterse en el río con su vadeador:
Entrar en la corriente de lado: de esta forma la superficie de resistencia será menor.
No se fíe del aspecto exterior del río, la imagen que presenta la superficie puede no transmitir de forma real la fuerza de la corriente.
Siempre que sea posible, trate de moverse a favor de la corriente, se cansará menos.
Nunca levante un pie sin tener el otro firmemente asentado, es la única forma de tener un punto de apoyo firme en caso de perder el equilibrio.

LOS ANZUELOS, UN PELIGRO CONSTANTE
¿Quién no se ha clavado un anzuelo?, se trata de un incidente mucho más que común en cualquier día de pesca. La gran mayoría de las veces se queda sólo en eso, en un mero incidente sin importancia alguna (como mucho una pequeña herida que habrá que curar).
Así es siempre que el anzuelo se clave en nuestra piel, si bien todo dependerá de lo profundo de la herida.
Siempre que un anzuelo se nos clave, la forma más correcta de proceder será la siguiente:
Cortar el nylon.
En caso de que se trata de un anzuelo con arpón, deberemos empujarlo hasta que atraviese y aparezca la punta. Al hacerlo no debemos dudar: empujaremos con fuerza para que pase a la primera. Una vez conseguido, cortaremos el anzuelo por su curva con un cortauñas o un alicate y extraeremos la parte clavada.
Si se trata de una cucharilla o un señuelo artificial, puede que la clavada sea profunda, si es así, deberemos rasgar la piel con un fuerte tirón; para ello utilizaremos el nylon más fuerte que tengamos, haremos un círculo con él, dándole un par de vueltas en la mano, para tener una empuñadura: metemos el bucle hecho con el nylon por la curva del anzuelo(HAY IMAGENES EN LA EXPLICACION DE CHEPE). Con la otra mano presionaremos el ojo del anzuelo todo lo que podamos sobre la piel, para al final dar un tirón lo más fuerte posible. Por supuesto habrá que lavar la herida.
Pero ¿se imagina que el clavado se produjera en uno de nuestros ojos? La situación sin duda cambiaría, complicándose en exceso.
En caso de que nos ocurriera algo así, lo más inteligente será templar los nervios y no tratar de hacer nada de lo anteriormente comentado, puesto que corremos el riesgo de complicar aún más la situación. De hecho la forma más correcta de proceder consiste en cortar el sedal y dejar el anzuelo en el ojo, de esta forma trataremos de vendarlo (puede valernos cualquier pañuelo) y acudiremos de inmediato al médico más cercano en búsqueda de ayuda.
Para evitar que sucedan este tipo de accidentes lo más importante es, evidentemente, tratar de proteger los ojos. Unas gafas resultan sin duda la mejor de las opciones. Con la finalidad de proteger podrán servirnos unas simples gafas de sol, si bien lo más recomendable será decantarse por unas gafas de pesca ya que, además de contar con protecciones especiales, podremos adquirirlas con cristales polarizados, que facilitan la visión en el río (algo que sin duda agradeceremos).

EL CUCHILLO
El cuchillo o navaja se ha convertido en una herramienta básica en prácticamente cualquier tipo de pesca causando no pocos accidentes que, aunque no suelen resultar graves, sin duda podrán causar alguna incómoda lesión.
Lo primero que debe tenerse en cuenta a la hora de elegir un cuchillo para la pesca es que su función no es la de pinchar, sino simplemente la de cortar. Por lo tanto no será necesario que tenga punta, todo lo contrario, lo más adecuado es prescindir de ella puesto que suele ser la causante de las lesiones antes comentadas.
Tampoco necesitaremos un cuchillo de grandes dimensiones, que sólo nos supondrá un peso añadido en nuestro chaleco. Sin duda resulta más cómodo de transportar y de usar una pequeña navaja bien afilada que cumpla correctamente con las pocas funciones que se le exigen.

LA ELECTRICIDAD
¿Cuántas veces habremos oído historias que narran los accidentes que han sufrido algunos pescadores con la electricidad? Por desgracia este invento del hombre, totalmente imprescindible en nuestros días, se ha cobrado más de una vida de tranquilos y confiados pescadores.
Efectivamente, en muchas ocasiones no somos conscientes de hasta dónde alcanzan nuestra cañas y esta pequeña torpeza puede conllevar crueles resultados. Por ello cualquier pescador experto le dará siempre que un gran consejo: piense que su caña es mucho más larga de lo que en principio pueda parecer.
Debemos tener en cuenta que, para que un accidente se produzca, no es necesario tocar los cables, bastará con que la caña se acerque a una determinada distancia y la descarga se producirá, en ocasiones con consecuencias mortales para el pescador.
Por eso siempre será buena idea caminar con la caña en paralelo al suelo o incluso desmontada en caso de que tenga que recorrer un largo trecho.
Tenga también en cuenta que una caña de cebo es mucho más larga que la de mosca, si bien ésta segunda atrae bastante más la electricidad.

LAS TORMENTAS
Este fenómeno de la naturaleza, que para muchos pescadores es augurio de una buena jornada, puede suponer también una serie de riesgos que conviene conocer.
Los materiales de carbono con los que actualmente se realizan nuestras cañas son unos excelentes conductores de la electricidad y, levantados sobre el río en mitad de una tormenta, actuarán como auténticas antenas que atraen con facilidad los rayos.
Resulta por tanto mucho más inteligente cerrar la caña y buscar un buen refugio en el momento mismo en que escuchemos el primer trueno. Una vez que la tormenta haya pasado, los peces continuarán en el río y, con seguridad, las capturas serán más abundantes.

LA METEOROLOGÍA
Ya sea por exceso de frío o por demasiada calor, la temperatura es algo que debe tenerse muy en cuenta en cualquier jornada de pesca.
Las horas intempestivas a las que la gran mayoría de los pescadores gustan de acudir al río, se caracterizan por una temperatura baja (sobre todo a principios de la temporada). Gorro de abrigo, guantes, ropa térmica... serán necesarios para no quedar literalmente congelados en el río. A primera hora de la mañana, metidos en el río, con la humedad calándonos hasta los huesos... no resulta nada cómodo pescar y, lo peor, puede ser ciertamente peligroso.
Las valentías es mejor dejarlas para cualquier otro momento, así que será mejor no esperar a dejar de sentir dedos y piernas para decidirnos a salir inmediatamente del río.
Pero de la misma forma en que el frío puede resultar peligroso, lo es el calor. La jornada de pesca puede durar muchas horas y estar bajo el sol supone también una serie de riesgos que van desde una insolación a auténticas y dolorosas quemaduras en la piel.
Gorra, gafas de sol y crema protectora resultan sin duda elementos básicos en los bolsillos de cualquier pescador que se dedique a esta actividad en una jornada soleada.

CUIDADO CON ALGUNOS PECES
Algunos peces que habitan nuestros ríos disponen de afiladas dentaduras, con las que pueden darnos más de un susto.
El lucio es un buen ejemplo de ello y con él deberemos tener especial cuidado: si pretendemos devolverlo al río, tendremos que extraer el señuelo con la ayuda de unos alicates, sujetando para ello al pez por la parte posterior de la cabeza.
En caso de que tengamos pensado llevarlo, deberemos proceder a darle muerte nada más sacarlo del agua. Para ello podremos servirnos de un palo robusto o de una piedra, con los que golpearemos al animal con fuerza sobre la cabeza, esta es la forma en la que conseguiremos que sufran menos, al tiempo que nos libraremos de algún que otro mordisco.

PESCAR EN COMPAÑÍA
Buscar un compañero de pesca resulta, sin duda, la mejor idea.
Las consecuencias de cualquier accidente de los antes comentados se verán minimizadas si contamos con alguien a nuestro lado que pueda ayudarnos en el momento crítico.
Tener el apoyo de un compañero para salir del río si nos vemos apurados, o para sacar un anzuelo de una zona complicada, para buscar refugio... y, como no, para compartir también los buenos momentos.
La pesca en compañía siempre resulta más animada; pero existen casos y jornadas en los que no será posible y nos veremos obligados a acudir solos al río. Siempre que sea así deberemos dejar aviso del lugar al que tenemos pensado acudir, así como una hora estimada de regreso.
En nuestros días contamos con adelantos tan importantes como el teléfono móvil, que nos permite avisar de forma inmediata en caso de sufrir cualquier percance; pero siempre puede suceder que lo perdamos o, simplemente, que en el momento de necesitarlo nos encontremos sin cobertura.
Es importante que las personas cercanas a nosotros sepan siempre dónde deberían acudir en nuestra búsqueda en caso de que tardemos más de lo acordado. Tal vez simplemente nos habremos caído y torcido un pie, pero esa pequeña caída puede suponer que necesitemos de ayuda para incorporarnos y seguir caminando.


Como en tantas otras cosas de la vida, la seguridad en el río depende de la propia conciencia y del sentido común de cada pescador. Arriesgar más de lo necesario o saltarse determinadas precauciones básicas dependerá siempre de cada uno de nosotros.

_________________

Suerte y buena pesca.
Saludos desde Cuba.
yordankisss@gmail.com
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://amigosdepesca.foroes.org
 
La seguridad del pescador!!
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» SEGURIDAD VIAL
» LEGISLACION RELATIVA A SEGURIDAD VIAL
» Bandera Roja [SEGURIDAD]
» Seguridad en nuestro QQ
» Mercedes Benz F1, autos de seguridad y personal médico

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Amigos de Pesca :: General :: Articulos de pesca-
Cambiar a: